Plan Director Seguridad

Qué es y por qué necesitas un Plan Director de Seguridad en tu empresa

Actualmente, difícil es encontrar una empresa que no dependa de alguna forma de un sistema informático; ya sea para almacenar información, para realizar gestiones administrativas o comerciales, o para, simplemente desempeñar la actividad laboral. Esto hace que crear un entorno seguro sea imprescindible. Sin importar el tipo de negocio que tengas, disponer de un Plan Director de Seguridad hará que puedas ahorrarte muchos problemas en el futuro.

¿Qué es un Plan Director de Seguridad y cuáles son sus objetivos?

Un Plan Director de Seguridad consiste en la definición y priorización de un conjunto de proyectos en materia de seguridad de la información con el objetivo de reducir los riesgos a los que está expuesta la organización hasta unos niveles aceptables, a partir de un análisis de la situación inicial.

INCIBE

Entre sus objetivos, se pueden destacar tres puntos principales:

  1. Evaluar la situación inicial y el entorno al que está expuesto la empresa. Se busca identificar los riesgos a los que la compañía está expuesta.
  2. Localizar las áreas de la organización que más expuestas están ante estos riesgos, ya que puede haber algunas con más probabilidad de ser atacadas.
  3. Proceder a adoptar las medidas necesarias para reducir lo máximo posible los riesgos.

¿Qué tipo de situaciones existen para que una empresa deba contar con un Plan Director de Seguridad?

Evidentemente, los objetivos de este Plan previamente expuestos sirven para prevenir situaciones concretas. Como resultado, que nuestra estructura organizacional esté protegida hace que los procesos de negocio puedan seguir adelante.

En temas de ciberseguridad, como en otros aspectos tecnológicos, es esencial tener una gestión planificada… Sin un plan de seguridad, difícilmente podremos enfrenarnos a estos escenarios:

  • Un ciberataque en los equipos y red empresarial.
  • La pérdida de información o recuperación de datos al carecer de copias de seguridad, así como pérdidas de dispositivos de almacenamiento con contenido sensible.
  • Un ataque de denegación de servicio a nuestra web.
  • Un fallo en los servidores que impidan la conexión de Internet.
  • El tipo de uso que se le da a los dispositivos electrónicos de empresa (portátiles, móviles, tablets, etc.) prestados para ciertas ocasiones, como el teletrabajo, y los cuales manejan información delicada.
  • En qué punto está mi empresa para determinar si el soporte informático debe ser interno o conviene externalizarlo.

¿Cuáles son los beneficios de aplicar este tipo de plan?

  • Conocer e implementar acciones que reducirán o erradicarán los riesgos.
  • Disponer de un marco normativo que regule la seguridad global de la organización.
  • Contribuir en la mejora y desarrollo de proyectos de protección de datos para una mayor fiabilidad hacia los clientes.
  • Aplicar directrices dentro de planes de sistemas que fomenten la evolución de los mismos y ayuden a los empleados a desenvolverse en sus funciones con mayor tranquilidad.

¿Cuáles son sus fases?

Digamos que la mejora que conlleva aplicar el Plan Director de Seguridad debe ser continua y cíclica. Es decir, una vez se completen las fases, se deberá volver a empezar.

Lo normal es que este plan contemple sus acciones a corto, medio y largo plazo, oscilando su temporalidad entre los 2 y los 4 años dependiendo del tipo de compañía. La revisión de su evolución, eso sí, se hace anualmente.

En definitiva, si quieres estar asegurado ante cualquier tipo de imprevisto, ya tengas una pyme o una empresa más grande, lo mejor es contar con un Plan Director de Seguridad antes de que se materialicen los peores escenarios. Además, no sólo trabajarás más tranquilo, sino que adquirirás conocimiento que te aportará un claro valor añadido.

________________

¿Estás pensando en crear un entorno ciberseguro? Llámanos sin dudarlo, te atenderemos encantados.

© Correcta - Todos los derechos reservados.